Edurne Herrán

Poesía... eres tú

© Edurne Herrán, 2015.



Me llamo Edurne, tengo 37 años y soy una nativa analógica perfectamente adaptada al mundo digital, o eso pensaba yo hasta hace muy poco. Quizá porque mis referentes fílmicos y literarios han sido siempre bastante catastróficos y mi infancia transcurrió en los ’80, las distopías siempre me han atraído mucho más que las utopías.

Pienso que, a día de hoy, estamos desbordados por la tecnología; nos vienen muy grandes todos esos veloces cambios. Estamos deshumanizándonos a pasos agigantados mientras nuestros teléfonos se vuelven más inteligentes que nosotros. No cabe duda de que un buen uso de esos gadgets nos facilita la vida, pero ¿dónde está el límite?. Pasamos la mitad el día delante de pantallas (espejos negros, como hace referencia el título de la serie Black Mirror, dirigida por Charlie Brooker) y cada vez tenemos más y más carencias emocionales (es imposible no citar la película Her de Spike Jonze). Vivimos en una sociedad hiper-conectada y estamos mermando nuestras capacidades emocionales; pensad en ese amigo que tenéis que cada vez que os reunís, está más pendiente del whatsapp o los likes recibidos en Instagram, si es que no sois vosotros “ese amigo”. Nos descargamos aplicaciones para conocer gente porque no tenemos tiempo, ganas o dinero para hacerlo como se ha hecho casi toda la vida. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Reproducirnos por mp4? Cada vez tenemos más aplicaciones en el móvil y menos afectos reales. 

La manera en que ha cambiado nuestro modo de comunicarnos y relacionarnos es un tema recurrente en algunos de mis trabajos, como Clean Slate, Random Souvenirs o 8 bit Cross Stitch [The digital divide].
Cuando le comenté la idea acerca de este trabajo a un amigo, él me contestó: ¿Pero cómo van a ser poesía esas burradas? Entonces supe que tenía que hacerlo. Con esas perlas, o me hacía un collar o editaba un poemario.

Poesía… eres tú es un trabajo que surge del proyecto Love me Tinder, love me true, en el que bordo a punto de cruz las faltas de ortografía y errores gramaticales que encuentro en los textos de presentación de los usuarios de la App. de ligue Tinder y los subrayo con un zig-zag rojo como lo hace el corrector de los programas de edición de texto. Al leer tantas descripciones, tan diversas y disparatadas, se me ocurrió la idea de convertirlos en poemas; algunos textos están intactos y otros sólo han sido alterados en el orden de alguna palabra. Para más inri, al firmarlos con la inicial y la edad de los usuarios, se convierten en una especie de evangelio contemporáneo. Me atrevería a decir que los 15 minutos de gloria que vaticinó Andy Warhol hace décadas en realidad se han convertido en 15 segundos…

Para sacar este trabajo adelante, estoy buscando editor; lo que se va a ahorrar en correcciones ortotipográficas y de estilo no está escrito. Y como soy de las que piensan que todas las canciones hablan de amor, este trabajo no solo se formaliza de manera textual, sino que también se completa con una canción de rap hecha con las mejores frases encontradas en la plataforma. En un futuro no muy lejano quiero hacer letras y componer canciones de folklore popular de las diversas provincias del país; al fin y al cabo los tiempos cambian y nuestra manera de comunicarnos también.

Creo que necesitamos más poesía, más amor y más humor.